Y se acabó, tras tres idílicos años, la ayuda de Ketchum a McDonalds en factores de relaciones públicas y comunicación.
¿Qué pasará ahora?
Se ha sacado a concurso la cuenta de comunicación de la gran multinacional. Una de las ofertas más jugosas del mercado (sabemos que este año, aún con la crisis, aumentó un 5% de sus ganancias con respecto a las del año pasado en esta misma época).

Sin embargo, tan abultado fee también tiene su leyenda negra: algunos presidentes de agencias que han participado en anteriores concursos calificaron la cuenta de ‘poco rentable', por la cantidad de recursos -humanos y económicos- que hay que dedicarle, mientras que otros llegaron a afirmar que durante la época de Weber Shandwick la agencia de Interpublic ingresaba prácticamente el doble por este concepto.

¿Qué tipo de plan, estrategia de comunicación piensa seguir MacDonalds, ahora que parece que le va bien?

¿Un monopolio quizás? ¿o simplemente nuevas estrategias para no perder público?

Veremos en un futuro próximo.

I'm lovin it.